Vida Saludable

@yoiup     www.yoiup.com

DETOX MENTAL DE 5 MINUTOS PARA EMPEZAR BIEN EL DIA

 

Bajarse del tren de la rutina, tomarse un tiempo, un détox mental, un esfuerzo de desarrollo espiritual. Llámalo como quieras, lo importante es hacerlo.

 

La clave está en el silencio. En el silencio están todas las respuestas. Una buena forma de definir, superficialmente, el comportamiento de la mente humana, es compararla con una radio mal sintonizada: aquel ruido blanco que proviene del dial, aquel ¡gschhhhhhh! eterno, es la metáfora perfecta, pues la mente humana no para nunca, es una súper productora de pensamientos y emociones que generan “ruido mental”. De hecho, se dice que con cada pestañeo, se producen mil pensamientos.

 

¿Cómo lo hacemos, entonces, cuando necesitamos enfocarnos?

La mejor manera es generarnos espacios de silencio, tanto físico como espiritual.

 

Vamos a dejarte aquí una técnica para alcanzar aquel silencio. Puedes lograr resultados en, más o menos, cinco minutos. Aunque, el ideal, es dedicarle más tiempo. Deberían ser entre 10 y 25 minutos diarios. ¡La decisión es tuya!

 

Es importante la postura del cuerpo, pues siempre induce a una determinada respuesta interior. Si tu cuerpo está tenso o está demasiado adormecido, te distraerás con facilidad. El sosiego y la armonía producen equilibrio corporal, lo que favorece al enfoque. Es importante encontrar una postura equilibrada, sin tensiones y que ayude a no moverse. Lo mejor es sentarse bien, ojalá en una silla con un respaldo que permita que la espalda descanse. Deja descansar las manos sobre los muslos o pegadas al vientre.

Respira con tranquilidad. Deja que, a medida que vayas perfeccionando tu práctica de silencio, tu respiración se haga más natural, sosegada y profunda. El flujo de la respiración es vital para relajar la mente. Todo se recibe en la inhalación y todo se da en la exhalación. Es decir, inhala siempre todo el aire que puedas y expele siempre, todo el aire que antes estuvo en tus pulmones.

 

Ojalá encuentres en tu casa un lugar silencioso, pero si no existe, déjate llevar por los ruidos exteriores. Procura practicar el silencio muy temprano en las mañanas o antes de acostarte, que son lo momentos en que, incluso por ley, bajan los ruidos externos. Sin embargo, si la ciudad donde vives es muy ruidosa, déjate llevar: escúchalo todo, abre tus oídos a todos los sonidos, no te quedes pegado con ninguno. Así tu mente encontrará igual el camino.

 

Es una excelente práctica personal e individual, pero se potencia si lo haces con alguien más. Es un espacio maravilloso de interacción con una pareja, por ejemplo, o con amigos de mucha confianza. Incluso puedes ponerte de acuerdo con un grupo de gente que busque los mismos espacios de relajo y crecimiento personal.

 

Sé constante. Los beneficios llegan con el tiempo y la práctica. Sirve hacerlo de vez en cuando, pero la verdad es que solo se avanza, espiritualmente, si se transforma en una práctica diaria. Considéralo como un hábito. Es decir, todos los días te ducharás, te lavarás los dientes tres o cuatro veces al día y te conectarás con tu silencio interior a una hora determinada.

 

¡A disfrutar de esos minutos de silencio y détox mental!

Comparte

PUBLICIDAD    INFO@REVISTAZOTEA.COM

Azotea está protegida por la ley de propiedad intelectual que prohíbe la reproducción total  o parcial de sus artículos sin la autorización de sus editores. Las opiniones vertidas en esta edición son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Revista Azotea.

2018 | INSTUDIO