SUSCRIPCIÓN

|

Hace tres años Ana Oncina sorprendió con su primer libro: ‘Croqueta y Empanadilla’.

Protagonizado por una entrañable y joven pareja, reflejo de la relación de su creadora con su novio. Arranca sonrisas con su humor cotidiano en breves gags.

Éxito de ventas instantáneo, fue galardonado en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona con el Premio Popular a la mejor obra publicada en 2014.

Desde entonces, compagina trabajos como ilustradora para el mundo editorial junto con el mundo de la historieta.

También, ha impulsado la nueva revista de cómic ‘Voltio’, donde además de ser coordinadora junto a Alex Giménez, participa en ella como autora, junto a otros ilustradores.

La revista Forbes la ha escogido entre los menores de 30 años más influyentes en la categoría de Arte.

 

Cuando empezamos a idear y hablar más seriamente sobre la posibilidad de hacer una revista una de las primeras notas que coincidimos, como equipo, incluir hacía referencia al trabajo de los ilustradores. Fanáticos de esta profesión, nos dimos cuenta que todos seguíamos el trabajo de algún ilustrador(a) por alguna red social.

 

Yo, personalmente, sigo a varios y entre esos varios una de mis favoritas es Ana Oncina. Aprovechando un viaje que tenía programado a Barcelona, la contacté para una entrevista, su respuesta fue positiva y a pocos días de haber llegado a Barcelona nos reunimos, compartimos un café y hablamos de su carrera, entre otras cosas.

¿Cuáles son tus inicios como ilustradora? Supongo que dibujas desde siempre, pero ¿Cuándo esto se transforma en tú trabajo, en tú forma de ganarte la vida?

 

Mis inicios fueron con Croqueta y Empanadilla. Yo estaba estudiando Bellas Artes en Valencia y bueno, yo siempre he sido una persona muy muy insegura y, a pesar de que me encantaba el comic, que siempre he leído comics, y que siempre he tenido claro que era algo a lo que me quería dedicar, nunca subía mis trabajos en redes sociales ni en internet. Siempre he sido muy reservada en ese sentido. Fue a partir de una anécdota personal, que es donde salió la historia de Croqueta y Empanadilla, que era un poco una broma privada y que a mi familia le gustó mucho, sobre todo a mi pareja, que fue el que me empujó a que lo enviase a editoriales y por suerte, al día siguiente de enviarlo me contestaron y a partir de ahí terminé la carrera y me vine a Barcelona. Como no era nada seguro aun, empecé a trabajar en un hotel aquí en Barcelona, hasta que me llegaron ofertas de libros ilustrados, libros de textos mientras yo seguía con el comic de Croqueta y Empanadilla que había funcionado bien. A partir de ahí no he parado.

 

¿Quiénes son tus referentes?

 

Es complicado decir quiénes son mis referentes porque realmente a mí me gustan autores y autoras muy amplios, y que yo creo que no se identifican mucho con mi estilo, por ejemplo, a mí me encanta Chris Ware, creo que es uno de los autores que más me ha impactado. También está Anna Galvañ, una autora española que también me encanta, Bea Tormo, también. Tengo Autores y Autoras muy amplios que me encantan sus obras y que quizás de cada uno de ellos, inconscientemente, puedo tomar algún detalle, pero no sabría decir si tengo una referencia concreta. Si es cierto que yo empecé leyendo mucho Manga entonces es posible que de allí me haya quedado algo. Hay gente que me dice que en las expresiones se nota la influencia del Manga.

 

¿Se podría decir que no tienes una sola influencia si no que la suma de muchas cosas?

 

Si y aparte me especialice en animación en la carrera así que también, posiblemente que haya algo de animación.

 

¿Cómo describirías tu trabajo?

 

Me gusta mucho trabajar el tema de la cotidianeidad, el día a día siempre con un toque de humor. Croqueta y Empanadilla se caracteriza por un humor blanco, yo creo que por eso llega a un público tan amplio. A mí me sorprende, yo pensaba que esto no le iba a gustar a nadie porque era algo tan personal, pero lo siguen desde niños a gente bastante mayor, parejas…un público muy amplio, eso tiene que ver con el humor blanco, un dibujo sencillo y naif.

Si tuvieras que describir tu trabajo en una palabra o pocas palabras, ¿Cuál o cuáles serían?

 

Difícil. No sabría decir, quizás decir que es algo que está en proceso, en desarrollo. Si es cierto que he evolucionado bastante en 3 años, que es lo que llevo dedicándome exclusivamente al comic, tanto gráficamente como narrativa y temáticamente. Ahora estoy trabajando en otros proyectos de comic que no tienen que ver con Croqueta y Empanadilla. Mi trabajo está en proceso de evolución y de ir aprendiendo poco a poco.

 

¿Cómo es el tema del financiamiento? ¿a ti te encargan algo o son proyectos personales con autogestión?

 

Normalmente es por encargo, pero ahora estoy trabajando en un proyecto personal. Yo estoy dibujando por mi cuenta y cuando tenga un cierto número de páginas o un buen dossier, lo presento a una editorial y a partir de ahí ver si tiene financiamiento.

 

Si no fueses ilustradora, ¿Qué otra profesión hubieses elegido?

 

Pues si no fuese ilustradora, yo creo que hubiese sido veterinaria porque me encantan los animales…

 

Los seguidores de Croqueta y Empanadilla saben que te gustan los gatos…

 

Si, los gatos sobre todo… cuando era pequeña lo tenía muy claro entre veterinaria y los dibujos y bueno, al final se ha cumplido uno.

 

¿Qué momento del día es tu favorito para crear ilustraciones?

 

Yo diría que todo el día en realidad, salgo siempre con una libreta y suelo estar pendiente de mi alrededor, de situaciones que pueda ver o que me puedan pasar a mí. Siempre que veo algo que me puede parecer interesante suelo apuntarlo o hacer algún boceto y a lo mejor no hago nada con eso. Te diría que todo el día, trabajo prácticamente todo el día.

¿Qué tiene Croqueta y Empanadilla de Ana Oncina?

 

Yo creo que demasiado, empezó como algo súper personal, con el viaje a Berlín que fue una catástrofe, fatal…fue tan mal que tuve que dibujarlo y bueno, tengo muy claro sus personalidades porque yo me siento muy Empanadilla y mi novio lo veo muy Croqueta. Si es cierto que mientras han ido pasando los libros, sobre todo en este último, ya no es tan autobiográfico. En este libro ha sido más captar situaciones y ver como reaccionaria Croqueta y Empanadilla.

 

¿Te gustaría ilustrar sin colores? ¿Sólo en Blanco y Negro?

 

Sí, me parece muy interesante. De hecho, tanto en blanco y negro como en bicolor, con una paleta reducida me parece muy interesante. Yo siempre he utilizado color. Lo mínino que he utilizado fue en el primer libro de Croqueta y Empanadilla, ha sido el bitono, con negro y naranja.

 

¿Qué es lo que más te gusta de Ana Oncina, ilustradora?

 

Uff que difícil, no sabría decirte… supongo que las ganas de aprender y evolucionar.

 

Tres consejos para nuevos ilustradores.

 

Ser constantes, no dejarse llevar por las inseguridades, eso es muy importante y ser pesado, no decaer, aunque envíes un proyecto, no quedarse ahí, seguir trabajando y enviando y si no resulta seguir con otro y otro.

 

A qué otros ilustradores sigues, en Instagram por ejemplo.

 

Sigo a muchos, muchos, muchos…pero si tuviera que mencionar a algunos mencionaría a tres que conozco y que viven aquí en Barcelona; Genie Espinosa que se dedica a hacer ilustración infantil y trabaja mucho para Francia, China e Inglaterra, le va muy bien. Natacha Bustos que trabaja para Marvel, creadora de Moon Girl y del dinosaurio diabólico y a Lorenzo Montatore, que a pesar del nombre, es español y hace comics muy buenos con una profundidad increíble, te hace pensar y aparte en el dibujo utiliza unos colores…genial.

|

|

INICIO

ANA ONCINA

Ilustradora | Barcelona

|

por Carolina Espinosa | Imágenes : Gentileza Ana Oncina

CONTACTO

Comparte

Siguenos en

PUBLICIDAD    INFO@REVISTAZOTEA.COM     SUSCRIPCIÓN   HOLA@REVISTAZOTEA.COM

2017 | INSTUDIO   TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS