Aquí y Allá

MANUEL RODRÍGUEZ

“EL SEÑOR LÁPIZ”

Ilustrador / Chile

@lapiz.ilustrador

Por: Carolina Espinosa B. | Imágenes: Gerardo Candia

¿Quién no jugó a ser el Señor Lápiz en su niñez? Todo niño(a) en los 80´s 90´s e incluso pasado el año 2000, soñó con ser este personaje de “Cachureos”. Quién estaba detrás de este personaje era una incógnita. No se conocía ni su cara ni su voz. Un talento para el dibujo escondido tras un corpóreo. A Manuel Rodríguez Papic, lo conocimos en un evento, donde como ilustrador presentaba sus obras.

Nos gustó su trabajo y como estábamos buscando un ilustrador talentoso para la segunda revista, intercambiamos nuestros teléfonos. No sabíamos que estábamos frente al querido personaje de nuestra niñez. Hablando con el organizador del evento sobre temas variados, le contamos que entrevistaríamos al ilustrador que él había invitado, a lo que él nos responde: “Ah! ¡Qué bien! Y saben quién es? Frente a nuestra cara de interrogación nos dice “Es el Señor Lápiz” …¡¡El Señor Lápiz!! Exclamamos, ”Sí…Es el Señor Lápiz” ¡¡Tendríamos al Señor Lápiz en nuestra revista!!. Después de ese día, nos reunimos un par de veces con él. La historia detrás del Señor Lápiz nos sorprendió. El talento de Manuel Rodríguez Papic nos cautivó.

Tus inicios como ilustrador van ligados necesariamente a tu rol como “El Señor Lápiz” en Cachureos. Cuéntanos como surge esto…

 

A ver, voy a partir diciendo que yo no veía Cachureos, no me gustaba. Yo veía al Profesor Rossa. Mis papás no tenían mucha plata, nunca tuvieron plata y yo andaba en la bicicleta de mi hermana, la típica de esa época, de color rosado y con canasto, mientras todos mis amigos andaban en bicicrós. Entonces, decidí mandar un dibujo a algún concurso y poder ganarme una bicicleta. Estaba con esa idea, cuando veo que en Cachureos había un concurso donde uno podía ir a mostrar “su gracia”, podías ir a bailar, cantar o lo que fuese, y te ganabas un premio. Yo fui a dibujar, quedé seleccionado y gané. Me gané la bicicleta y me fui feliz para mi casa. Al año me llega un telegrama, donde me invitaban a participar en el programa y ser el Señor Lápiz. Dibujaba de mucho antes, desde muy niño. Siempre dibujé y siempre quise ser dibujante. Se dio la oportunidad para ganarme la bicicleta y se dio la oportunidad para ser el Señor Lápiz.

 

¿Y qué te gustaba dibujar, cuando eras niño?

 

Me encantaba inventar superhéroes, pero no los típicos que estaban en la tele. Yo inventaba, que se yo…mezclaba un león con un hombre musculoso y le ponía patas de águila, por decirte algo.

 

Lo que no deja de llamar la atención es que partiste siendo El Sr. Lápiz muy niño, ¿tenías cuánto? ¿12 o 13 años?

 

El otro día estaba sacando los cálculos. A los 12 años yo fui a concursar, entonces yo entré a Cachureos para ser el Señor Lápiz a los 13 años. Yo, a esa edad, ya tenía las cosas claras, para donde quería ir.

 

¿Y tus papás que decían?

 

Me apoyaron siempre. Mi mamá me acompañó cuando quise ir al concurso, hizo la fila conmigo.

 

Y cuando te llegó el telegrama, ¿Qué pensaste?

 

Lo primero que pensé fue que tenía que devolver la bicicleta, jajaja. Piensa que los telegramas no decían mucho. Entonces, me llega este papel con un mensaje de “diríjase al canal, tal día a tal hora” y claro, lo primero que se me vino a la cabeza era que tenía que devolver la bicicleta, jajaja. Fui con mi mamá, y ahí estaba Marcelo (Marcelo Hernández) con el director del programa, me explicaron sobre este personaje, que ya estaba diseñado y me preguntaron si yo podía personificarlo. Yo les dije que ningún problema, pero con la condición de que el personaje no hable porque yo era muy tímido. Por eso el personaje se comunicaba mediante silbidos.

Fueron 27 años en Cachureos, pero de una manera bien peculiar, de manera incógnita, dentro de un corpóreo. Tú personaje no hablaba. Pero hasta el día de hoy, es un personaje recordado y querido por muchos. ¿Cómo se vive esto de ser tan popular y, a la vez, poco conocido?

 

Me di cuenta ya más viejo. Yo empecé a hacer clases de dibujo en una universidad, ahí algunas personas sabían que yo era el Señor Lápiz y se empezó a correr la voz. Muchas personas me agradecían porque gracias al personaje ellos habían descubierto el dibujo, otros, aun jugaban con sus hijos a ser el Señor Lápiz y ahí me di cuenta del peso que tenía el personaje y lo importante que fue.

 

¿Cómo pasas de ser EL SEÑOR LAPIZ a un ilustrador? ¿Es algo que ya hacías siendo el personaje o una vez terminado el programa decides dedicarte a esto?

 

Como te decía antes, yo siempre dibujé, desde muy niño. Siempre quise ser dibujante, ser el Señor Lápiz fue un plus. Pero siempre trabaje en paralelo, desde muy joven, haciendo cosas para agencias, por ejemplo. Dibujar es parte de mi esencia. Siendo el Señor Lápiz o no, yo iba a ser dibujante.

 

Naciste siendo dibujante…

 

Exacto. Mi papá tenía una carnicería y siempre cuenta que me ponía en el mostrador con esos papeles con los que se envolvía la carne y yo dibujaba. Dibujaba todo el día. Los recuerdos de niño son siempre dibujando, siempre con un lápiz en la mano…

 

Y esto quedó demostrado en CACHUREOS donde, además, creaste gráficamente a otros personajes…

 

En un comienzo, en el programa había sólo niños, después apareció el Sr. Lápiz, y dado el éxito del personaje a Marcelo se le ocurrió incluir nuevos personajes. Como yo dibujaba, empezamos los dos a crear estos nuevos personajes. Yo dibuje todos los personajes, excepto el Sr. Lápiz.

 

Y cómo era ese proceso….

 

Marcelo me daba la descripción de lo que quería. Por ejemplo, quiero a alguien sucio, y yo me lo imaginaba y lo dibujaba…así nació “Epidemia”, por nombrar un personaje. Y así con todos. Además, diseñaba gráficamente los concursos, las escenografías, las carátulas de los cassettes…

 

Tenías la libertad para crear dentro del programa…

 

Si, la verdad es que era todo muy fácil y rápido…

Tremenda escuela, y ni hablar de la posibilidad de mostrar tu talento a tanta gente…

 

Sí, aunque no aparecía mi nombre en los créditos…jajaja.

 

¿Ser EL SEÑOR LAPIZ te ha abierto puertas?

 

Sin duda. Pero también, he aprendido a sacarle partido. Si yo me quedo callado, el Señor Lápiz muere. Es increíble lo conocido del personaje. Una vez, para un evento, soy embajador de varias marcas, me llevaron para que yo dibujara. Y ahí estaba yo, sentado, pero nadie se acercaba, estaban todos en la barra…y en un minuto, alguien me mira y me reconoce, de los pocos que sabían que yo era el Sr. Lápiz, y dice: “¡ohhhh miren...el Sr. Lápiz!”. Se llenó el stand, todos querían un dibujo. Es impresionante, pero sí…me ha abierto puertas.

 

¿Cómo alimentas tu creatividad?

 

Sin contaminarme con nada, sólo mi cerebro. Intento no ver nada que afecte mi creatividad, no veo dibujos animados, por ejemplo, o intento no verlos.

 

A mí, siempre me llamó la atención lo rápido con que resolvías la problemática del concurso del Sr. Lápiz, y bueno, esa era la gracia del juego. Una línea cualquiera y una letra…y tú, con eso, en nada de tiempo tenías que inventar algo, y siempre lo hacías…

 

Para mí es así, muy rápido…trabajo sólo, con música clásica e invento. La música clásica te transporta, me ayuda a la creatividad.

 

¿Quiénes son tus referentes?

 

Me gusta uno, que siento que me representa: Edward Gorey. Es un artista norteamericano que hace gráficas para niños, pero con un lado oscuro. Tim Burton, te aseguro, basa sus dibujos en Gorey. Hay un cuento que se llama “Antonia murió de un hachazo”, con tomos de la “A” a la “Z” que es impresionante. Es mi único referente. Me gustan esas graficas que son bonitas pero que, a la vez, provocan algo más. Y eso lo logra majestuosamente Gorey.

 

Mucho de tu trabajo tiene un contenido social, ¿Qué te motiva a dar ese tipo de mensaje?

 

Es lo que te digo con respecto a Edward Gorey. Que un cuadro no sea sólo para mirarlo por la imagen, si no que te diga algo más. Que te golpeé. Me gusta que el mensaje sea directo. Al hueso.

 

¿Trabajas por encargo o por autogestión? ¿Cuál sería el encargo soñado?

 

De las dos formas. Lo mejor es que te hagan un encargo y te dan la libertad para crear. Cuando es un encargo con una línea marcada, toda tú creatividad se va al lado comercial. Lo hago porque vivo de esto. Pero también hago obras que son ciento por ciento mías. Las creo y después veo si a alguien les interesa, por suerte, siempre ha sido así.

 

¿El encargo soñado?

 

Algo que no estudié pero que sí haría, es diseñar una moto. Acá, en Chile, no existe el diseño de autos o motos, como carrera. Es algo que a mí me hubiese encantado.

De seguro a alguien le gustaría tener una moto diseñada por El Señor Lápiz….

 

Bueno, en las películas de Batman, todos los autos fueron diseñados por ilustradores. Diseñar una moto, mas allá de la mecánica, es un proyecto que me encantaría…un encargo soñado, seguro.

 

¿Se puede vivir de la ilustración en Chile?

 

Sí, pero cuesta mucho. La mayoría de los ilustradores chilenos viven fuera de Chile, o por lo menos, los que me gustan a mí. Acá no valoran tanto la gráfica, creen que el dibujo es casi un hobby, no lo ven como un trabajo. Es muy típico que cuando saben que soy el Señor Lápiz me pidan “un dibujito”. Es como si yo a un dentista le pida que me saque una muela gratis. Es un trabajo, hay días en que me canso, dependo mucho de mis estados de ánimo. La creatividad es un elemento valioso, no cualquiera crea. La mentalidad en torno al arte la debemos cambiar. Pero sí, se puede vivir de esto, pero requiere mucho esfuerzo y ser “cuero de chancho”. Mi consejo, para la gente joven, sobre todo, es que viajen…en Europa hay muchas ferias gráficas. Casi siempre el ilustrador trabaja apatronado para una agencia, le pagan poco y te vas decepcionando.

 

Eso pasa con el arte o lo creativo en general…en Chile es mal pagado, poco reconocido, a pesar de que es algo que no cualquiera puede hacer.

 

Lo típico es que te digan “hazme un monito” o que, casi molestos, te señalen “pero si te demoras dos segundos”, cuando les cobras. A lo que respondo “Exacto, me demoro dos segundos porque tengo la habilidad y he estudiado para eso”. Yo trato de cambiar eso, no cobro barato y si a alguien no le parece, que lo haga con otro. Sé lo que valgo.

 

¿En qué estás ahora? ¿dónde podemos ver el trabajo de Manuel Rodríguez?

 

Estoy más dedicado a lo que es televisión (Programa NET de Fox Chile) y eventos, a promocionar marcas. Además, estoy en algunas agencias o productoras, pero lo que más estoy haciendo ahora, es televisión. Me gusta eso. Mi trabajo lo pueden ver siempre en Instagram, es la plataforma que más uso.

 

Si alguien quiere una obra del Sr. Lápiz, ¿Qué tiene que hacer?

 

Que me escriba y listo.

 

 

Qué opinas de...

 

GIGER me gustan sus trabajos. Alien y lo que hizo con Jodorowsky, me gusta.

ESCHER es un genio. De otro planeta. Me encanta. Lo de la escalera es notable.

PEPO marco mi infancia. Me gustaban los fondos más que los personajes, siempre pasaba algo tras el personaje que hablaba.

GUIDO VALLEJOS no me gustaba. No me gusta el futbol. No me llamaba la atención.

QUINO Me gusta su humor gráfico más que Mafalda.

HAYAO MIYAZAKI Me gusta su relación con lo ambiental, la naturaleza y los animales. No conozco mucho su trabajo, la verdad.

IVAN ARENAS Clave en mi niñez. Como dibujante no es tan bueno, pero sabe mucho. Me encanta.

Comparte

PUBLICIDAD    INFO@REVISTAZOTEA.COM

Azotea está protegida por la ley de propiedad intelectual que prohíbe la reproducción total  o parcial de sus artículos sin la autorización de sus editores. Las opiniones vertidas en esta edición son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Revista Azotea.

2018 | INSTUDIO